Fases de la entrevista de selección

La entrevista de selección es un proceso que empieza en el momento en el que se accede a la empresa o a las instalaciones en que va a tener lugar la misma.

Antes de que aparezca el entrevistador y de comienzo la entrevista propiamente dicha, suele transcurrir un breve tiempo de espera que es interesante utilizar para conocer algo más de la empresa en la que se está intentando encontrar trabajo.

Durante este tiempo además de poder hacerse una idea del “estilo” de la empresa (cómo es la decoración, cómo va vestida la gente, qué ritmo de trabajo se observa) es un buen momento para ojear información que la empresa tiene visible (folletos, revistas internas, reconocimientos –diplomas, certificaciones,…- ) lo que permite en ocasiones, además de conocer algo más de la organización, encontrar algún tema de conversación inicial que relacione la idoneidad de la candidatura con las características de la empresa.

Supongamos, por ejemplo, que en la sala de espera está enmarcado un distintivo con la evaluación que la empresa ha conseguido en el modelo de excelencia de la EFQM y que la persona que acude a la entrevista está certificada en dicho modelo; utilizada esta información en el momento adecuado por parte del candidato, puede ser interpretada por el entrevistador de forma positiva, como una característica más que demuestra el ajuste de la persona entrevistada a la cultura de la organización.

Por último, no es infrecuente que la persona que avisa de la llegada del candidato al entrevistador le dé a este de manera informal su “opinión” respecto al candidato o le informe de algún aspecto que le ha sorprendido (ej.: “viene atacado de los nervios”, “no se está quieto” o “no sabía por quién tenía que preguntar”) pudiendo, en contadas ocasiones, predeterminar al entrevistador en un sentido favorable o desfavorable.