Toda la información relevante sobre el salario mínimo interprofesional

Tras saber que se aplicará una nueva subida en Salario Mínimo Interprofesional (SMI), es fundamental saber qué tipo de subida se realiza, cuando se aplicará y como se regula este salario mensual para los trabajadores.

Una subida del 20% en el salario mínimo interprofesional, conlleva que un trabajador llegue a cobrar tras la subida unos 900 euros por mes, este aumento se aplica siempre y cuando sea aprobado por Real Decreto.

Cómo se regula el salario mínimo interprofesional

El SMI del trabajador se calcula por día, mes o año, aplicándose el cálculo en 14 meses al año.  Para trabajadores con 12 pagas mensuales, se aplica el cálculo en 12 pagas más 2 pagas extra y se calcula el SMI se calcula prorrateando las pagas.

Si se aprueba la subida de salario para este año, se pasarían a cobrar 900 euros al mes como salario mínimo interprofesional, aplicado a la nómina de cada trabajador en régimen general.

Qué ventajas tiene la subida del SMI

Con la subida del SMI, las empresas cumplirán con lo establecido en cuanto al pago de sueldo de sus trabajadores, lo cual mejoraría la igualdad entre su cuota salarial y el trabajo realizado por los trabajadores.

Siendo mayor el gasto de tener a una persona contratada, el empresario debe asumir esta subida de gastos mensuales, pero también se mejorará la calidad de los empleados, lo que conlleva a una mejor productividad y mayor satisfacción en sus puestos de trabajo.

Se le dará un mayor valor a la persona contratada y también se aplicará la subida prohibiendo sueldos por debajo de lo estipulado por ley, favoreciendo a las personas contratadas a disponer de un salario mínimo interprofesional apropiado según su labor como trabajador.

Con la subida se libera al estado del pago para completar bajos ingresos, reduciendo gastos en subvenciones y ayudas, favoreciendo la recuperación de la economía a nivel estatal.

Qué desventajas tiene la subida del SMI

El pequeño empresario debe pagar más a sus trabajadores, lo que supone un gasto que en ocasiones no puede asumir, las pymes y micropymes que no reciban ayudas para levantar sus negocios pueden verse afectadas por tener que aplicar de forma obligatoria una subida en el SMI a cada uno de los trabajadores contratados en plantilla, asumir un mayor gasto sin elevar la actividad laboral puede no ser positivo para el empleador.

Si el empresario tiene que subir el salario mínimo interprofesional a todos los trabajadores, tendrá un mayor control de los trabajadores que contrate en sus empresas, se reservarán el derecho a contratar a aquellas personas que les ayuden a una máxima productividad en la empresa y pueden quedar fuera de la decisión de nuevas contrataciones las personas mayores y jóvenes sin experiencia profesional.