Conocer el mercado laboral en España

En la actualidad hay un gran estancamiento del mercado laboral que se deriva tanto del paro estructural como de la destrucción de empleo y del crecimiento de la población activa.

La baja tasa de creación de empleo en la actualidad hace que el mercado laboral en la actualidad se dé un gran desajuste entre la oferta y la demanda.

En esta situación, el contar con los requisitos de formación, experiencia, idiomas, etc. establecidos en un perfil no supone ninguna garantía de éxito en la búsqueda de empleo.

La información sobre el mercado laboral alude al conjunto de relaciones, dinámicas y muy cambiantes en el tiempo, que se dan entre la oferta y la demanda de trabajo.

Es necesario conocer tanto cuál es la situación del mercado laboral en el momento en que se acomete la búsqueda de empleo como cuáles son las principales tendencias para poder hacer un planteamiento realista en la búsqueda de empleo.

El conocimiento de los sectores que están generando empleo, de las profesiones emergentes y de las características más valoradas por las empresas en los profesionales permite centrar los objetivos laborales particulares que se persiguen.

Los cambios que se producen de forma constante en el mercado laboral debido a factores tecnológicos (evolución de las tecnologías), económicos (situación global de la economía) y sociológicos (cambios en las escalas de valores) producen la aparición de nuevos trabajos y la desaparición de otros.

Algunas de las características del mercado laboral en la actualidad son las siguientes:

  • La internacionalización de los mercados, que produce movimientos de trabajadores entre distintos países.
  • Reducción generalizada de los puestos de trabajo.
  • Gran competencia entre las empresas, potenciada por la libre circulación de personas y bienes en el mercado único.
  • El sector servicios es el que más empleo ofrece.
  • Los avances tecnológicos que producen la aparición de nuevas profesiones y de nuevas formas de organizar el trabajo.
  • Mecanización generalizada de las tareas.
  • Disminución de la actividad en el sector agrario.
  • Reducción y flexibilización de la jornada laboral.
  • Alternancia de periodos de ocupación y de paro a lo largo de la vida laboral.