Una biorrefinería podría crear empleo en Castilla y León

La biorrefinería sería una alternativa ecológica y viable económicamente a partir de 2016. La idea está promovido por un grupo de ingenieros zamoranos, que pretenderían la apertura de una planta de bioetanol en Barcial del Barco, un municipio de la comarca de Benavente. El proyecto ya ha sido presentado a la Junta de Castilla y León para obtener los necesarios permisos administrativos y posible apoyo a la financiación.

La planta de producción petroquímica tendría una capacidad de 120.000 metros cúbicos, 100.000 toneladas de piensos anuales, una congeneración de 25 Megawatios de potencia eléctrica y equipos auxiliares de producción de vapor. Y todo ello a partir de la remolacha y el maíz.

Sería en el suministro de remolacha donde estarán implicadas las provincias de León y Zamora. “Con la participación de estas localidades la biorrefinería lograría crear alrededor de 70 puestos de trabajo directos y 700 indirectos entre las dos provincias“, según explica Vicente Merino, ingeniero y precursor de este proyecto.

Hace unos días, el consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, tuvo la oportunidad de ver el proyecto, que también se ha enviado al Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

“El proyecto es viable y ha gustado mucho, sobre todo por las ventajas que aporta el cultivo de remolacha entre los agricultores de la zona, así como la cantidad de puestos de trabajo que generaríamos”. Los promotores están pendientes de una respuesta por parte de las administraciones y, si no hay ninguna modificación, las obras comenzarán en el verano de 2014, pudiendo estar en funcionamiento a mediados de 2016.