Tipo de pruebas en el proceso de selección

Es frecuente que en proceso de selección de personal se utilicen distintos tipos de pruebas o tests para evaluar los conocimientos profesionales con que cuenta el candidato o determinados aspectos de la personalidad o intelectuales relevantes para determinar el ajuste del perfil evaluado al requerido por el puesto.

La frecuencia en la utilización de pruebas de selección es inversamente proporcional al nivel de responsabilidad del puesto para el que se realiza la selección: en posiciones bajas o para los puestos que requieren candidatos con poca experiencia, la utilización de pruebas es generalizada, mientras que su uso está muy limitado para puestos de responsabilidad o en los que se requiere una experiencia muy dilatada.

La razón, es que la mayor parte de pruebas miden fundamentalmente conocimientos técnicos y habilidades que “se dan por supuestos” en profesionales con una larga trayectoria, mientras que se considera más necesario evaluarlos en aquellos que no han tenido oportunidad de demostrarlos mediante su experiencia.

Normalmente, las pruebas se realizan al inicio del proceso de selección, por lo que el hecho de ser convocado para su realización es signo de que se ha superado la primera etapa y que se ha sido preseleccionado a través del currículum vítae.

En definitiva, la realización de pruebas en un proceso de selección refleja que el perfil de los candidatos citados se ajusta inicialmente al requerido y que se desea analizar más en profundidad sus conocimientos técnicos o alguna de sus características intelectuales o de personalidad.