Pograma Youth Business International para el autoempleo de 5.000 jóvenes en España

La organización Youth Business International (YBI) y su representante en España Youth Business Spain (YBS) han presentado la delegación de la asociación en Madrid, la Madrid Youth Business Spain, con el objetivo de crear una red de entidades sociales que con el apoyo de empresas privadas y de las Administraciones públicas, para que, según han indicado, “contribuyan a la creación de 5.000 nuevos negocios y 10.000 puestos de trabajo” durante los próximos cinco años en el país.

Para ello, la organización dirigirá su acción a personas de entre 18 y 35 años “que tienen potencial emprendedor y buenas ideas pero que carecen de la formación, la experiencia y los recursos necesarios” para sacar adelante un proyecto empresarial.

La organización, que en España está liderada por la Fundación Tomillo y de la Fundación Privada para la Promoción de la Autoocupación de Cataluña (CP’AC) con el apoyo de la J.P. Morgan Chase Foundation, pondrá a disposición del colectivo juvenil cursos de formación y asistencia técnica, acceso a financiación y programas de mentorazgo, para apoyar a los emprendedores en el proceso de creación de una empresa “en un momento en que el mercado laboral español atraviesa uno de sus periodos más difíciles”, según han indicado.

Para ello, además de aportar formación en las aptitudes necesarias para planificar y gestionar un proyecto de negocio, Madrid YBS pretende impulsar la creación de un fondo “que permita a los jóvenes acceder a los recursos necesarios, en condiciones de mercado, para poner en marcha sus proyectos empresariales”.

Más allá de la financiación, Youth Business Spain aporta dos servicios más. La formación, de la que pretenden que se beneficien 20.000 personas en el periodo hasta 2015, y el mentoring. Las dos ONGs surtirán de empresarios voluntarios que monitorizarán las actividades de los nuevos emprendedores, asesorándoles en el proyecto. “Son gente que ha pasado por el proceso de montar una empresa y que quiere devolver a la sociedad parte de lo conseguido”, explica Ana Gorostegui de la Fundación Tomillo, la organización madrileña en la que se apoya el proyecto