Los minijobs

Vienen de Alemania con intención de fomentar el empleo en España ¿…? o al menos eso dicen…  Se hacen llamar minijobs y ya tienen sus defensores y detractores. ¿Ayudarán los minijobs a salvar la economía del país o tan sólo nos estancaría en unas condiciones laborales precarias con pocos derechos?

En Alemania, los minijobs son trabajos a tiempo parcial que no requieren formación, se trabaja entre unas 10 y 15 horas semanales y se cobra como mucho unos 400 euros. Son libres de impuestos  aunque queda a elección del trabajador hacer las aportaciones correspondientes a los sistemas sociales, por otro lado tienen derecho a vacaciones pagadas, a baja por maternidad y por enfermedad y es probablemente un trabajo ideal para estudiantes y amas de casa que necesitan un pequeño empujón y no disponen del tiempo necesario para dedicarlo a un trabajo de jornada completa.

En Alemania son muy habituales, se calcula que unos siete millones de personas se acogen a esta modalidad de empleos y en muchas ocasiones se tratan de segundos trabajos que tienen como objetivo la obtención de un sobresueldo. Desde el año 2003 están regularizados, fue una medida tomada en Alemania para acabar con parte de la economía sumergida que sufría el país en aquellos tiempos, desde entonces este tipo de empleos han conseguido gran popularidad.

Limpiadoras, profesores particulares, cuidadores de niños, paseadores de perros, pintores ocasionales, trabajos de albañilería… son algunos de los trabajos que se suelen realizar en esta modalidad. Hace ya tiempo se ha hablado de traer este régimen laboral a España y parece que el estado de crisis del país, hace que haya cada vez más presión por parte del BCD y de la CEOE para aplicarlo, para algunos es una solución y para otros un problema, debido a la fomentación de más contratos “basura”.