Las inversiones de los proveedores de Mercadona crean empleo

La red que ha creado con los que denomina interproveedores –que son proveedores con contratos de largo plazo, en condiciones especiales y que fabrican en su gran mayoría las marcas de distribución– genera una economía que el año pasado creó un importante foco de inversiones y de empleos.

Por el lado laboral, estas 110 empresas terminaron el año pasado con una fuerza de 42.000 trabajadores, mil más que un año antes. Éstos se suman a los 74.000 que posee la propia cadena de supermercados. Además, desde hace dos años Mercadona está alcanzando acuerdos estables con lonjas de pescado, que ya suman ochenta, y que aglutinan a 8.000 pescadores.

A éstos habría que añadir los 3.600 ganaderos y 5.600 agricultores con los que la compañía mantiene vínculos estrechos, lo que agrupa en conjunto a 133.200 personas que, de forma directa e indirecta, trabajan para la cadena valenciana.

De estas compañías, algunas dejarán próximamente de ser proveedores, como es el caso de Bonnysa, que proveía de plátanos y tomates, y otras se incorporan promovidas por Mercadona, como la avícola Avinatur, o Cosmoral, para dentífricos.

En cuanto a las inversiones, los 110 proveedores destinaron 450 millones de euros el año pasado a la ampliación y mejora de sus instalaciones en toda España.

La inversión más destacada fue la de Casa Tarradellas en Barcelona, que en el último ejercicio ha sido de 48 millones de euros. Ha puesto en marcha una planta para reciclar los retales de plástico PET que generan las líneas de envasado y ha levantado un nuevo centro logístico en frío robotizado para gestionar todo el producto acabado, las materias primas y el producto en curso.

Otro de los grandes inversores fue el Grupo Siro, que elabora las galletas, cereales y pan de molde, entre otros productos. El año pasado destinó 38,8 millones a mejorar cinco de sus centros en Castilla y León. En los últimos cuatro años, esta compañía ha realizado inversiones por más de 180 millones, y tiene un plan de inversiones de otros 200 millones a medio plazo.

Destaca también la inversión realizada por Senoble Ibérica, filial de la compañía francesa, que elabora los yogures y otros lácteos para Mercadona.

Fueron 22,5 millones de euros para terminar la nueva planta en Talavera de la Reina (Toledo), que se abrirá próximamente e incorporará 250 trabajadores.

También fue relevante Persan, la empresa que fabrica detergentes y otros productos de limpieza, que destinó 18,5 millones a un laboratorio de I+D+i de 850 metros cuadrados, además de un almacén automático de 200.000 metros cúbicos y una planta para producir cápsulas de detergente y lavavajillas a máquina, entre las inversiones. Para este año, tiene previstas inversiones adicionales de 17 millones.

Las inversiones de Incarlopsa, que elabora jamones y embutidos, ascendieron a 15,7 millones de euros, y una de sus apuestas fue la ampliación de su almacén frigorífico.

Otra de las empresas que amplía capacidad es Dafsa, que fabrica los zumos. Esta compañía destinó el año pasado 14,2 millones a la construcción de su nueva fábrica en Segorbe (Castellón), que comenzará a funcionar en los próximos meses. En total, este centro ha supuesto una inversión de cincuenta millones de euros y en él van a trabajar trescientas personas.