El empobrecimiento laboral

La precariedad y empobrecimiento laboral está a la orden del día, desde que hace ya unos años se manifestaba un estado de “Crisis” en el estado Español, el aspecto laboral se ha visto sumamente afectado.

El trabajo y la reforma laboral han sido cada vez más injustas de forma generalizada y en algunos casos se han considerado un “asalto” contra los derechos del trabajador.

La última reforma laboral de “nuevo recorte” en el gobierno popular, ya se ha considerado por algunos de “burla”, reforma que se ciñe a las jubilaciones anticipadas que se consideraran reservadas solo a trabajadores que comprendan edad de entre los 62 y los 63 años, habiendo cotizado previamente sus 30 y 33 años, este gran endurecimiento  puede dañar gravemente en algunos casos ya que algunos trabajadores se sentirán desprotegidos socialmente ante una medida que se prevé con especial preocupación para el pueblo español.

En este último cambio no solo se ha citado que este recorte como algo impropio de una situación lamentable en el ámbito laboral español, sino que según algunos lideres de UGT, este  nuevo cambio del Gobierno al que se le añade el recorte de desempleo, incrementaría la preocupación y sería una burla de diálogo social que vulnera el “Pacto de Toledo”.

Si ya los recortes del año anterior donde el subsidio pasaba de la edad de 52 a los 55 años era claramente un dato que preocupaba, este nuevo cambio será totalmente incompatible en la situación de desfavorecimiento que atraviesan algunas clases sociales, que tratan de salir adelante con apenas recursos y situaciones de empeoramiento económico en el hogar.

Se cita también como dato preocupante la facilidad del despido ante personas que llevan toda su vida en el mismo trabajo y que en una edad ya bastante avanzada se ven en la calle, esta situación y el nuevo cambio tampoco serán favorables en este aspecto.

El punto de reflexión y cordura con las situaciones tan serias que atraviesa el pueblo español no parecen estar en la línea de los cambios de gobierno, que en muchos casos ya han sido motivos de crítica por otros dirigentes políticos y asociaciones que luchan por los derechos de los trabajadores.