Islandia prohíbe por ley la desigualdad salarial

Islandia ha tomado una decisión importante plantándole cara a la desigualdad salarial. Se aprueba La ley de Igualdad Salarial. La Primera Ministra de Islandia, Katrín Jakobsdóttir, ha promulgado una ley que obligará a los empresarios a tener en la empresa un certificado de paridad salarial, una medida de actuación enfocada a las empresas que tengan como mínimo 25 trabajadores.

Las empresas que operen desde Islandia, deberán hacer frente a una multa siempre que tengan al menos 25 trabajadores, pero no dispongan de certificado de paridad salarial, una documentación que confirmará que se cumple con la ley que se ha aprobado recientemente.

Con la Ley de Igualdad Salarial

Islandia se convierte en el primer país del mundo que protege al trabajador legalmente con una ley que prohíbe la desigualdad salarial entre sexos en cualquier sector

Una medida legal que no hará diferencias entre la nacionalidad del trabajador, grupo étnico, religión, …

Islandia aprueba una ley con la que se considerará ilegal pagar menos a la mujer que al hombre, permitiendo que ambos sexos tengan los mismos derechos a la hora de cobrar el sueldo mensual por su trabajo. Se convierte en el único país hasta el momento que reafirma la equidad y termina con la diferencia salarial, imponiéndose por ley ante empresarios que no contemplaban hasta el momento esta necesidad de igualdad en los sueldos para trabajadores de ambos sexos.

La equiparación salarial antepuesta por ley, permitirá que muchas trabajadoras puedan ver cumplidos sus derechos, percibiendo un salario equivalente a su labor en la empresa. La Ley de Igualdad Salarial activada en Islandia endurecerá las medidas contra la desigualdad en el trabajo e impondrá a los empresarios a pagar una cuantiosa suma si no cumplen con sus obligaciones ante esta ley.

Trabajar en Islandia puede ser una buena alternativa para encontrar trabajo, un país que lleva años trabajando contra las injusticias laborales y que ahora da un paso importante imponiendo por ley que no exista diferencia salarial.