Cuidado con lo que publicas en Internet si estás buscando trabajo

¿Has buscado alguna vez tu nombre en Google? No se trata de un ejercicio de vanidad, sino de precaución: si estás buscando trabajo, lo más probable es que tus potenciales empleadores quieran saber más sobre ti de lo que dice tu currículum. Para conocer a una persona es mejor preguntar a su círculo más cercano que a ella misma, y con Internet es más fácil que nunca acceder a esta información no sesgada.

Estar incluido en una bolsa de trabajo, por ejemplo, te puede dar la seguridad de que en algún momento te llamarán, pero no por ello debes descuidar tu imagen en el ámbito digital. No solo tus redes sociales, también tus blogs dirán mucho sobre ti a la empresa en la que quieres trabajar, por lo que es recomendable seguir una serie de pautas:

– Comprueba la configuración de privacidad de tus redes sociales. Mientras que en LinkedIn te promocionas sin duda entre profesionales, en sitios como Facebook, Instagram o Twitter quizás estés llevando tus fotos y pensamientos personales demasiado lejos. Ten presente con quién quieres compartir cada aspecto de tu vida.

– Proyecta una imagen de persona responsable. Asegúrate de no dejar rastro gráfico o escrito de tus fiestas u otras situaciones comprometedoras y, por supuesto, de cualquier polémica que tengas con conocidos o antiguos compañeros de trabajo. Una opción para que todo esto no quede asociado a tu nombre es buscar un seudónimo.

– Piénsatelo dos veces antes de publicar sobre ti. Ahora que sabes el alcance de tu huella digital, analiza si los temas sobre los que escribes pueden perjudicarte de alguna manera. ¿Te interesaría que tus superiores conozcan tus perspectivas sobre temas políticos o religiosos, entre otros?

– No te ocultes del todo en Internet. Cerrar completamente tu vida en las redes podría resultar contraproducente, pues cuentan con una aceptación social muy alta y tampoco querrás parecer desactualizado. Se trata de una herramienta más: aprovéchala para mostrar que eres un trabajador de confianza, equilibrado, con intereses y aficiones.

En la era digital, ya no basta con enviar el currículum vitae, permanecer en una bolsa de trabajo y esperar a que nos contraten. Una búsqueda de empleo activa pasa por tener cuidado y ocuparnos de lo que publicamos en Internet, puesto que forma parte de nuestra carta de presentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *