Comprobación de referencias profesionales

Hay ocasiones en que algunas empresas, antes de tomar la decisión definitiva de contratación, le pedirán al candidato que les facilite referencias de profesionales con los que contactar para contrastar con las opiniones de ellos la evaluación que han realizado y las impresiones que sobre él han obtenido.

Esta toma de referencias, que sólo se lleva a cabo cuando existe un claro interés en una candidatura por parte de la empresa y del profesional, la puede realizar tanto la propia empresa que está tratando de cubrir el puesto como, en su caso, la consultora encargada de llevar a cabo el proceso de selección.

Las referencias profesionales deben estar preparadas con anterioridad a que le sean solicitadas al candidato por el seleccionador.

Para ello el candidato debe seleccionar en su círculo profesional 4 o 5 personas con las que se haya tenido relación (preferiblemente en los últimos años, ya que las referencias van perdiendo valor con el paso del tiempo).

Siempre que sea posible, es conveniente que entre las referencias se encuentre el anterior jefe del candidato, aunque también se pueden incluir a otras personas pertenecientes a la misma empresa (compañeros, responsables de otras áreas) o externas (clientes, proveedores, consultores, etc.).

Para que las referencias consigan el efecto perseguido y sirvan para reforzar la toma de decisión de contratación, se deberá conseguir en primer lugar el consentimiento de los profesionales que se pretenden usar como referencia, para que no les coja desprevenidos la llamada de alguien preguntándoles sobre la actuación profesional del referenciado.

Como norma general, cuando se le pide a una persona que actúe como referenciante, hay que abordar los siguientes aspectos: la relación laboral que tenían y el tiempo que duró, cuáles son los objetivos que persigue, cuáles son sus puntos fuertes y el tipo de persona que es, sus áreas de mejora y la razón “oficial” de su situación en búsqueda de empleo.

De esta manera es más fácil que el referenciante, en el caso de ser llamado por el profesional de selección para conocer su opinión acerca del candidato, ofrezca una referencia valiosa que apoye la toma de decisión favorable respecto al candidato.

Debido a la importancia que la opinión de un referencia puede tener en algunos procesos, se debe cuidar la relación con estos profesionales que se pretende que den referencias positivas, manteniéndoles informados de cómo va evolucionando el proceso de búsqueda y agradeciéndoles su colaboración.