Cómo proceder ante un reclutador

En los tiempos actuales, una de las dificultades que se presentan al terminar con la formación, es la posibilidad de acceder a las ofertas de trabajo y conseguir un empleo. Esta tarea que lleva años de preparación, no es sencilla y requiere de un conocimiento para el cual nunca estamos preparados, y cometer algún error sin percatarse de los posibles efectos, puede ser negativo hasta el punto de evitar que consigamos el trabajo.

Uno de los pasos que debemos afrontar es la entrevista de trabajo, normalmente ante un reclutador. Esta figura, nos posiciona entre los diferentes candidatos para cubrir un puesto, y es necesario brindar una buena imagen.

Por ello, en primer lugar, para proceder ante esta persona, se debe mostrar seguridad. En este sentido, destacamos la idea de estar convencidos de nuestra formación y de que estamos realmente capacitados para obtener ese puesto de trabajo. Si bien esa seguridad no siempre existe, a los empleadores les gustan las personas que están seguras de poder afrontar determinados retos y por ello es esta una cualidad importante a tener en cuenta.

En segundo lugar, es importante nunca quedarse en silencio y encontrar alternativas a las diferentes situaciones y problemáticas que se propongan. Decir “no sé cómo se resuelve”, es quizás una de las pruebas a las cuales nos pueden someter y hay que tratar de no expresarlo en ningún contexto ante una entrevista laboral.

Es importante entender que las ofertas de trabajo, en la actualidad, terminan seleccionando personal entre una gran cantidad de personas, y por ello se vuelve importante el hecho de poder destacar entre todos.

Otro factor a mostrar es el de sugerir una amplia capacidad para manejar distintos asuntos al mismo tiempo. En la mayoría de los empleos actuales, se requiere que las personas desempeñen dos o tres funciones. Si tu puedes hacer eso, de un instante a otro puedes ser la persona más indicada para el puesto.

Una característica que siempre debe ser respondida con seguridad es la de demostrar que uno es una persona organizada. Cuando un empleador busca una persona, generalmente está necesitando, además de una tarea específica, un orden generalizado. Aquí es donde se debe aportar ese aire de frescura y esa sensación de que, contando con la presencia de uno, se pasará a contar con un perfecto orden y organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *