Cómo hacer el discurso del ascensor o “Elevator Pitch”

El “discurso del ascensor” es un concepto americano que se creó para captar inversores para financiar proyectos de creación de empresas y que en los últimos tiempos se ha extendido en nuestro país.

Ahora es el momento de elaborar una síntesis profesional y prepararla para poder relatarla de forma breve y convincente. Es muy frecuente que un candidato se encuentre con interlocutores en el proceso de búsqueda de empleo que le pidan o le den oportunidad de hablar de él (“cuénteme”, “hábleme de usted”) durante un breve espacio de tiempo (normalmente no más de dos minutos).

Es preciso que tenga preparada y ensayada esta presentación para poder hacerla con naturalidad cuando se le presente la ocasión. Esta presentación se debe estructurar teniendo en cuenta el impacto que se pretende conseguir con la información resumida que se da.

El “discurso del ascensor” se refiere a la oportunidad que se produce de convencer a inversores o clientes de un proyecto o de un producto en un breve espacio de tiempo (el equivalente a lo que duraría un viaje en ascensor).

En este caso, se aplica a la ocasión que tiene un candidato de convencer a un potencial empleador de la idoneidad de su candidatura o al menos de despertar su interés para profundizar más en ella.

Obviamente es poco probable que esta oportunidad de presentar la candidatura se de en un ascensor; sin embargo, en el proceso de búsqueda de empleo, el tener preparado adecuadamente el “discurso del ascensor” es una herramienta de gran valor tanto para conseguir una entrevista de trabajo, como para despertar y mantener el interés en potenciales empleadores y entrevistadores.

Esta breve autopresentación es un discurso claro y breve, con el que se debe conseguir despertar la curiosidad del interlocutor y proyectar una imagen positiva que potencie su deseo de seguir adelante.

La autopresentación debe abordar tres puntos que permitan explicar de forma breve y convincente la biografía profesional del candidato: quién es, qué hace y por qué es importante lo que hace.

Además de esta utilización el “discurso del ascensor”, permite elaborar una presentación breve, de no más de tres o cuatro líneas, que se aconseja introducir como un apartado específico al inicio del currículum vitae.

Este apartado que se puede denominar “Perfil y objetivo profesional”, “Síntesis de la candidatura”, etc., debe ofrecer al seleccionador la información más relevante del perfil de un candidato y de sus objetivos profesionales, motivándole para seguir leyendo el currículum.

Un ejemplo:

Joven Licenciado en Empresariales y Máster en Marketing con 2 años de contrastada experiencia en marketing directo y ventas. Habituado a trabajar por objetivo y bajo presión, habiendo superado sus metas en un 10-20% en diferentes oportunidades. Profesional creativo, dinámico, flexible, con iniciativa y con particular interés por desarrollar sus dotes de gestión y ventas en una gran empresa en franco desarrollo.

Probada habilidad para liderar grupos y resolver problemas. Bilingüe español-inglés. Amplios conocimientos de informática.